El montón.

El verano, fantásticos meses de Julio y Agosto, todo parece más iluminado - comentó el sonriente turista al recepcionista del Hotel Mediterráneo, en plena Costa del Sol, cerca de todo, lejos de nada, como exhibía su publicidad en las carreteras que acercaban a millares a la playa. Y aún insistía antes de recoger la llave de la habitación - estos precios nos permiten a los del montón ir donde antes era impensable.

Salvo que esté usted en la parte de abajo del montón, señor - le dijo también sonriente el recepcionista de aquel Hotel Mediterraneo, en plena Costa del Sol, cerca de todo, lejos de nada.

No hay comentarios: